Apiñamiento Dental

Apiñamiento Dental

El apiñamiento dental constituye el motivo más frecuente de consulta al ortodoncista.

En odontología, llamamos apiñamiento dental a todos los problemas de dientes amontonados o apiñados en la boca del paciente, debido a una falta de espacio en el hueso en que se insertan. El apiñamiento dental es especialmente frecuente en los seis dientes anteriores de la mandíbula, en cuyo caso hablamos de apiñamiento inferior.

Causas del apiñamiento dental

Los dientes mal colocados se presentan por varios factores genéticos y del desarrollo: las personas con apiñamiento suelen tener familiares que también lo padecen y a menudo han perdido sus dientes de leche un poco antes de lo normal. De este modo, los dientes definitivos no tienen espacio suficiente en el hueso para erupcionar del modo correcto y causa que salgan los dientes amontonados.

Los dientes apiñados pueden darse entre pacientes que no han llevado ortodoncia o aquellos que, después de haberla usado, no han seguido un tratamiento de mantenimiento con retenedores dentales, en cuyo caso los odontólogos hablan de apiñamiento de recidiva.

La falta de espacio para la correcta alineación de las piezas dentales se debe a la existencia de una discrepancia entre la longitud de los maxilares y el tamaño de los dientes.

Existen diversas posibilidades de tratamiento del apiñamiento dental. En cada caso que se le presente el ortodoncista deberá realizar un estudio detallado del paciente con el fin de encontrar la solución más adecuada.

Las formas de ganar espacio en la arcada dental son:

1.- La expansión maxilar: Se realiza en el maxilar superior con técnicas ortodóncicas ya que en la mandíbula la expansión solo puede realizarse quirúrgicamente.

Dicha expansión será necesaria en casos de estrechez de la base ósea.

Al realizar esta expansión las piezas dentales pasan a tener un hueso más ancho donde poder alinearse con el consiguiente alivio del apiñamiento dental.

2.- La inclinación vestibular de las piezas: con ortodoncia las piezas dentales pueden inclinarse hacia vestibular, es decir, hacia los labios, con lo cual se obtiene más espacio para la alineación dental.

3.- Distalando piezas: Las piezas pueden desplazarse hacia las zonas posteriores de los maxilares con la consiguiente ganancia de espacio en la zona anterior.

4.- Tallado interproximal o striping: Consiste en la eliminación en varias sesiones de una pequeña cantidad de esmalte de cada pieza dental. Este técnica solo debe realizarse en pacientes adultos con buena higiene y tras cada sesión someter los dientes a un proceso de fluorización de manera que el esmalte se remineralice y no quede dañado.

Con esta técnica pueden resolverse apiñamientos de 6–7 mm.

5.- Extracciones dentales: Cuando la falta de espacio es grande debe recurrirse a las extracciones dentales.

En la mayoría de los casos se realizarán de manera simétrica 4 extracciones dentales, una por cada hemimaxilar, correspondientes a 4 premolares, aunque existen excepciones como por ejemplo casos en los que solo se extraerá un incisivo inferior. La decisión de qué piezas dentales deben extraerse se realizará tras un estudio detenido.

En un mismo caso pueden emplearse varias de estas posibilidades terapéuticas. Realizar un correcto estudio de las características de la boca del paciente así como de su perfil es necesario para el éxito de un tratamiento de ortodoncia.

Riesgos del apiñamiento dental

Además de los problemas de estética y los aspectos psicólogos que entrañan (menor autoestima y confianza en uno mismo) los apiñamientos dentales también presentan riesgos para la salud de dientes y encías.

Las personas con apiñamiento suelen tener más problemas de caries y enfermedades periodontales, ya que la higiene es más difícil y tiende a acumularse más placa y sarro que en unos dientes correctamente alineados. Además, el esmalte de una persona con los dientes apiñados no se desgasta de forma regular, lo que puede, a la larga, hacer aún menos armónica la sonrisa y causar problemas en su articulación temporo-mandibular.

 

Compartir Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *